8 principios de atención plena que cambiarán tu forma de pensar

La mayoría de las personas que recién comienzan su viaje hacia una práctica regular de meditación, buscan principalmente los beneficios psicológicos de la atención plena. Si bien ya no se puede argumentar que la meditación ayuda a reducir de manera mensurable el estrés, la ansiedad y la depresión, los antiguos principios de la atención plena también pueden ser increíblemente útiles para lidiar con los obstáculos mentales y emocionales de la vida cotidiana. Como probablemente ya sabrá casi cualquiera que se tope con este artículo, la meditación es una práctica muy antigua, que es muy anterior a nuestra capacidad de medir su eficacia. Aunque el auge moderno de la meditación se debe principalmente a la nueva ciencia que la respalda, la meditación alguna vez fue una tarea enteramente espiritual. Sus raíces se encuentran en la autoobservación, la conciencia, la percepción, la quietud y la respiración. A nivel personal, los principios de estas antiguas lecciones han sido igualmente beneficiosos para mi vida diaria como el aspecto de la práctica para reducir el estrés. Aprenderlos y practicarlos activamente me ha ayudado a comprender mejor la forma en que me presento en el mundo. Me han ayudado a mejorar la toma de decisiones racional, me han ayudado a abrazar la no objetividad y me han ayudado a entregarme más fácilmente al flujo natural de mi vida. Aprender a aceptar los aspectos de la vida que no podemos controlar es, de hecho, una de las cosas más importantes que debemos superar para gestionar mejor las cosas que podemos. 

Esta lista incluye 7 de los principios de mindfulness más comúnmente enseñados , pero ciertamente hay muchas más lecciones que estas. Esta es una lista de algunas de mis lecciones y principios favoritos, aquellos que me han ayudado a transformar la forma en que veo el mundo y me muevo por él. 

Respiración y conciencia física

Probablemente lo más sencillo que aprendemos a través de la meditación es a ser conscientes de nuestra respiración y de nuestro cuerpo. En muchas formas de meditación, centramos nuestra atención en las sensaciones que sentimos en todo el espacio corporal. Esta atención enfocada en realidad nos ayuda a comprender mejor nuestro cuerpo al notar con más detalle cómo se siente habitualmente, así como nuestra percepción de esos sentimientos. Como parte de esta conciencia corporal, muchas meditaciones se centran en la respiración. La respiración, el oxígeno y todo lo que hace por nuestro cuerpo es una fuerza vital total y absoluta. Nuestra respiración nos proporciona la capacidad de controlar nuestra fisiología. Es una herramienta para alterar el ritmo cardíaco y, por tanto, el estado mental-emocional. A través de la respiración podemos calmarnos, concentrarnos y liberar tensiones. La práctica minuciosa y continua de esta habilidad puede proporcionar una sólida comprensión de los estados corporales y una gran habilidad para saber cómo calmarlos, acelerarlos y ralentizarlos según sea necesario. Quién necesita ansiedad cuando sabes que eres capaz de calmarte con nada más que el control de tu respiración. La respiración es quizás la herramienta más subestimada que queda en la medicina moderna. Dominar la respiración y la conciencia corporal son algunas de las cosas más poderosas que la meditación puede enseñarnos.

Ecuanimidad y no reactividad

En la sociedad moderna, nuestra atención y, por supuesto, nuestros niveles de estrés están siendo estimulados y estimulados desde todos los ángulos. Comprometes demasiado tu tiempo, tu jefe está ajustando los plazos, tu amigo tiene demasiadas expectativas sobre ti. Sea lo que sea, al final del día, tu respuesta a las situaciones de la vida suele ser lo único sobre lo que tienes total control. Reaccionar negativamente a estas situaciones es, en esencia, tirar ese poder por la ventana al proverbial barro que se encuentra debajo. En términos simples, la ecuanimidad es el arte de permitir que el mundo sea como es y se muestre como es, sin la necesidad de cambiarlo, controlarlo o sentirse frustrado por él. Es el arte de simplemente permitir que se desarrolle, sin permitir que un efecto negativo de ningún tipo se apodere del espacio de tu mente. Cuando alguien te corta el paso en el tráfico, sigues adelante, lo aceptas y lo dejas ir. Cuando algo aparece en sentido contrario a lo que deseabas, respiras profundamente, aceptas la situación y sigues adelante. La ecuanimidad y la no reactividad son herramientas poderosas que todos los mejores líderes de nuestro mundo poseen. Estos líderes son sólidos, no influidos por las variaciones de la vida cotidiana. Es una cualidad de resiliencia. Al final del día, lo único que podemos controlar en nuestra vida es la forma en que elegimos aparecer. Nuestra energía es nuestro superpoder. Cuando dejamos que las cosas insignificantes absorban lentamente pequeños fragmentos de esa energía a lo largo del día, quedarán menos restos para la excelencia, la mejora, el avance, la conexión, la salud, la felicidad, etc. Guarda tu energía, acepta el mundo tal como es. y serás todopoderoso. La atención plena y la meditación son un campo de entrenamiento para esta habilidad. Cuando practicas la no reactividad en tu sesión diaria, creas el marco mental para recuperar esa habilidad en todas las demás áreas de tu vida diaria. Se convierte en un hábito mental, grabado en la fisiología del cerebro. Suceden cosas y eso es simplemente parte de la vida. Si eliges reaccionar o responder, es enteramente tu decisión.

Apego vs. Compromiso 

Ésta es una de mis distinciones favoritas en las lecciones de atención plena moderna. Este principio es realmente tan simple como parece inicialmente. El apego y el compromiso pueden parecer similares entre sí, pero, en la práctica, son formas de vida completamente diferentes. El apego es un punto de vista rígido. Es una perspectiva de pautas y expectativas estrictas. Cuando estamos tan apegados a un resultado que no aceptamos ninguna otra variedad de resultado, estamos estrangulando el mundo de las posibilidades. Cuando estamos comprometidos con un resultado, abrimos nuestras metas y expectativas al enorme mundo de posibilidades. El compromiso es de naturaleza flexible y adaptable. Compromiso es sinónimo de resiliencia, perseverancia, adaptabilidad, aceptación y es ecuanimidad en la práctica. El arte de renunciar a nuestros apegos al mundo de lo desconocido es aterrador e incierto. Pero es la clave para crear algo maravilloso y transformador. La próxima vez que te sientas apegado a un resultado que aún no ha ocurrido, tómate un momento para reflexionar por qué te sientes así. La elección de apegarse de esta manera es una elección consciente de sufrir. Una vez que puedas empezar a tomar conciencia de los apegos que llevas, podrás empezar a aprender cómo cambiar tu respuesta automática a una con una poderosa fuerza potencial. Comprométete con tus metas y esperanzas, y permíteles desarrollarse como sea necesario para que se hagan realidad. Probablemente nunca aparecerán como lo planeaste.

Historias vs. Realidad

La mayor parte de la forma en que percibimos nuestra realidad es completamente subjetiva de nuestra propia comprensión de la experiencia. En términos más simples, los acontecimientos del mundo real que suceden en nuestras vidas a menudo están contaminados por las historias que nos contamos sobre ellos. Por ejemplo, si alguien te corta el paso en el tráfico y te frunce el ceño, definitivamente eso es algo que sucedió. Es posible que el ceño fruncido ni siquiera fuera de mal gusto, sino que se debía únicamente al miedo del otro conductor. En momentos como estos, y por supuesto en la mayoría de las interacciones negativas o positivas de nuestras vidas, inventamos historias a las que nos aferramos desesperadamente, como si su negatividad de alguna manera alimentara nuestro ego temporalmente. Tal vez nos decimos a nosotros mismos que la otra persona lo hizo porque nos odia, porque notó la matrícula de fuera de la provincia/estado o porque pensó que éramos un perdedor con un auto de mierda. Cualquiera que sea el caso, la probabilidad de que estas historias sean ciertas es ridículamente improbable. ¡E incluso si lo son, siguen siendo absolutamente irrelevantes! Como mencioné antes, nuestra energía contiene todo nuestro poder y nuestro potencial. Si nos aferramos a cosas que nos quitan nuestro poder, no nos quedará nada para nosotros. Casi todos nosotros nos volvemos locos con historias todos los días. “Ella piensa que soy feo”, “a él no debe importarle lo suficiente como para responder”, “no soy lo suficientemente bueno”, “se dan cuenta de que soy torpe”, “no debo ser adorable”, “ellos piensan que soy Soy lento”, “ella piensa que soy tonto”, “nada me funciona”. Todas estas son realidades inventadas y decididas por nosotros mismos. Al final del día, todos somos humanos complicados y confundidos, que intentamos tener nuestra propia experiencia lo mejor que podemos. Todos vivimos en nuestro pequeño mundo, aprovechando al máximo las habilidades que conocemos. Las historias no son más que historias, y comprender cómo desapegarnos de las historias negativas a las que somos adictos nos hace libres. La práctica de Mindfulness es una excelente manera de aprender y comprender activamente a qué historias nos aferramos a nivel personal. Se convierte en un espacio donde podemos practicar activamente el arte de separarnos de esa historia, de la realidad de lo que es. Tomarnos el tiempo para reflexionar nos proporciona conciencia de nosotros mismos, que es el primer paso para cambiar nuestros hábitos. Este cambio nunca es una práctica inmediata, pero un esfuerzo constante durante la meditación tiene el potencial de transformar los hábitos de nuestra mente.

La raíz de las emociones y los sentimientos

Como han dicho a menudo muchos hombres y mujeres sabios antes que yo, la autorreflexión es una parte importante de la receta para la felicidad y probablemente también para el éxito. Al final del día, no puedes ser feliz sin la autoconciencia de saber qué te motiva, qué funciona para ti, qué no y qué te hace profundamente feliz a nivel individual. Al saber esto, podemos ser intencionales en buscar y tener más. En el mundo moderno vivimos en medio de una epidemia de represión emocional. Nos enseñan a ocultar lo que sentimos y a evitar sumergirnos más allá de la superficie. El resultado de esto es gente bastante simple y confundida. Individuos que no saben observar, alterar y controlar su estado emocional y espiritual. Individuos con emociones reprimidas que acumulan estrés en el cuerpo y la mente. Estrés que muchas veces se manifiesta como problemas de salud muy reales en el ámbito físico. Al tomarnos el tiempo para sentarnos, meditar y ser conscientes, brindamos un espacio seguro para considerar la raíz de nuestros sentimientos. Además de potencialmente comprender sus orígenes, podemos tomarnos un tiempo para sentirlos abiertamente por cada una de las emociones y sensaciones que nos brindan. Al final del día, sólo sintiendo y experimentando el estado en el que nos encontramos podemos procesar verdaderamente nuestras emociones de una manera sostenible y saludable. Las personas más felices son aquellas que se sienten seguras de sí mismas y no tienen nada que ocultar. Sienten su vida, la experimentan en todos los grados que pueden, incluso lo malo, lo difícil y lo duro. Disfrutan sintiendo y experimentando su propia autenticidad emocional. Son poderosamente ellos mismos. De esta manera, el mindfulness puede ser una poderosa herramienta para descubrir nuestros grandes “por qué”, comprender quiénes somos y, por tanto, abrir las puertas de la expansión personal. Esto requiere trabajo, lo bueno es que el trabajo es agradable y reconfortante a lo largo del camino.

Liberarse del ego

Este aspecto de la atención plena es probablemente el más esotérico de esta lista, pero sin duda es algo muy importante que trataremos en este artículo. Permítanme comenzar explicando qué es el ego y por qué debería importarle. En términos simplistas, el «ego» es la parte de tu conciencia que te identifica como un «yo» individual, separado del mundo en general. Según esta comprensión del término, en realidad no suena tan mal. Lo que no ayuda tanto del ego es cuando decide presentarse y defenderse. El ego es inherentemente algo que nos desconecta de las personas. Es algo egoísta y está dispuesto a denunciar oportunidades, amenazas o cualquier cosa por la que se sienta amenazado. Al final del día, muchos de nuestros impulsos provienen de la desesperada necesidad de nuestro ego de alimentar una individualidad moralista. Esa camiseta que tenemos que comprar y que nos hará lucir más geniales, esa publicación de Instagram que les cuenta a todos lo emocionante que es nuestra vida, ese pequeño comentario en la oficina que tuvimos que hacer para asegurarnos de que todos sepan que somos mejores que ellos. En Good To Great , Jim Collins comparte los hallazgos de su investigación y destaca que las empresas y los equipos de trabajo con mejor desempeño están liderados por una gestión sin ego. Estas personas han aprendido a tomar decisiones basadas en sus principios autodescriptivos de quiénes quieren ser, no en lo que sus impulsos los impulsan a hacer en el momento. No lo que los hará lucir geniales, buenos o inteligentes. Se han separado de las mezquinas influencias del ego. Liberarse del ego nos permite tomar decisiones basadas en un conjunto de valores, la moralidad, la ética, el objetivo final, etc. Nos permite estar ahí para las personas, procesar información con menos filtro de autoengrandecimiento y vivir una vida basada en lo que nos importa y no en lo que nos hará quedar bien ante los demás. Tomar decisiones que se originan en este lugar de autoconciencia apoya la creación de una vida que es exclusivamente nuestra. Vivir libre de la necesidad de complacer o impresionar a los demás es una cualidad subestimada que me aseguro de mostrar aprecio cada vez que la encuentro. Imagínese sentarse todos los días, alejándose de las distracciones que nos rodean, para practicar la ausencia de ego, aunque sea solo durante 5 a 10 minutos. La meditación en sí misma es sólo una experiencia temporal mientras dure la sesión. El verdadero beneficio de la práctica es que todas las habilidades que cultivamos durante la meditación se convierten en habilidades que utilizamos y aportamos conscientemente a otros aspectos de la vida. Cuando incorporamos la falta de ego a nuestra vida a través de la práctica regular, se convierte en parte de nuestro repertorio mental y habitualmente aparece en otras áreas cada vez con más frecuencia.

Todo es subjetivo

Al final del día, el mundo es un lugar grande y extraño donde suceden muchas cosas. Una cosa que nos han enseñado a lo largo de toda una vida de condicionamiento social es a ver las cosas como buenas o malas. Al fin y al cabo, etiquetar algo de esta manera es una descripción completamente humana y artificial de lo que es, o de lo que pasó. El bien y el mal no son más que percepciones como elegimos definir las cosas. Al aprender a evaluar la forma en que etiquetamos las cosas, podemos dar pasos para transformar nuestra visión del mundo. Uno de los principales aspectos de la PNL (programación neurolingüística) es comenzar a cambiar la forma en que hablamos sobre los acontecimientos de la vida. Todo lo que encontramos en la vida simplemente es como es. La forma en que percibimos la situación es una elección que podemos decidir por nosotros mismos. En esencia, esto es bastante similar a la práctica de abrazar la ecuanimidad. En la práctica de la atención plena, podemos practicar la aceptación de cada experiencia de nuestra vida exactamente como es. Al hacerlo, podemos aprender a observar simplemente las situaciones, absteniéndonos de etiquetarlas como buenas, malas o cualquier otra cosa. Este ejercicio ayuda a crear espacio para elegir nuestra percepción de todo lo que hacemos y vemos. Elegir ver cada paso de la vida de manera más positiva puede cambiar completamente nuestra forma de pensar, nuestros niveles de satisfacción y nuestros resultados. Antes de pasar al siguiente párrafo, tómate un minuto para pensar en lo que esto podría significar para ti. ¿Cómo pensaría y percibiría el mundo tu versión más poderosa y feliz?

La atención plena como presencia

Por último, pero no menos importante, está el cultivo de un estado de presencia elevado. Mindfulness y meditación, son en sí mismos, un ejercicio de presencia. En cualquier cosa que ejercitemos y practiquemos más, mejoraremos. Esto es ciertamente cierto tanto para las capacidades físicas como mentales. La presencia es una habilidad y puede cultivarse, y se cultiva, a través de la actividad. La meditación muchas veces se centraliza en torno a la presencia. Ya sea que se trate de centrarse en las sensaciones corporales o de abrir conscientemente nuestra atención para prestar atención a los sonidos que vienen de lejos, la presencia es clave. Una de las principales cosas que he notado a través de mi capacidad para calmar mi fisiología a través de la respiración y devolver mi atención a lo que está justo frente a mí en el momento presente, es que aporto un nuevo nivel de presencia a cada uno de ellos. cada interacción de la que soy parte. Con quienquiera que esté hablando, estoy plenamente ahí. Todo lo que hago en el trabajo recibe toda mi atención. Dondequiera que esté explorando y experimentando, estoy completamente conectado. Es una experiencia única para la versión más nueva y meditativa de mí mismo. Como ha mencionado el renombrado investigador de Flow Steven Kotler , investigadores de todo el mundo están descubriendo que la presencia es uno de los componentes más importantes de la verdadera felicidad. Vivir el momento es una receta para la abundancia, la conexión y la satisfacción que no puede ser superada por ningún otro atajo. 

Si está interesado en un conjunto gratuito de meditaciones guiadas y audiolibros para comenzar con la meditación y la atención plena, suscríbase a mi boletín a continuación.

Habrá más recursos gratuitos por venir, junto con descuentos y avisos anticipados para mis principales publicaciones, cursos y eventos.

LEER  Mindfulness para niños: cómo y por qué enseñarlo a los niños

Deja una respuesta