Rompiendo el estigma: explorando las expectativas sociales y el impacto en los hombres

¿Qué es un hombre? ¿Te identificas como uno? Si es así, ¿la imagen de un “hombre” en tu cabeza coincide con la identidad que encarnas?

Éstas son preguntas difíciles e importantes. Porque las cualidades masculinas tradicionales enfatizan la fuerza, el estoicismo, la dureza y la moderación emocional. Sin embargo, es probable que usted y millones de otros hombres no cumplan con esas expectativas o, si lo hacen, no todo el tiempo.

Entonces, ¿qué es un hombre? A medida que la tecnología continúa haciendo avanzar nuestra sociedad de maneras nunca imaginables, aquí estamos con nuestras ideas reptilianas de lo que se supone que debe ser un hombre. 

Si existe un estigma contra los hombres por ser vulnerables, abiertos, honestos y emocionales, entonces ¿cómo descubrirán los hombres su verdadero potencial?

¿Qué es un estigma?

Según Oxford Languages ​​(Diccionario de Google), los estigmas son una marca de desgracia asociada con una circunstancia, cualidad o persona en particular.

Esto significa que debido a los estigmas personales y públicos, los hombres se sentirán deshonrados o avergonzados por sentirse débiles, vulnerables o emocionales.

El estigma se nutre del marcado contraste entre las normas de género prescritas y la realidad de las experiencias emocionales. La noción de que los hombres deben ser pilares estoicos e inquebrantables de fuerza choca con el flujo y reflujo natural de las emociones humanas.

Los estigmas pueden verse como expectativas. A medida que los hombres internalizamos algunas de las expectativas más comunes, reprimimos nuestras emociones, luchamos por formar conexiones profundas y nos volvemos más vulnerables a los problemas de salud mental. 

Liberarse de estos estereotipos allanará el camino hacia una vida más abierta, plena y mentalmente sana para los hombres.

La intersección del estigma y la salud mental:

El estigma actúa como una barrera que desalienta a los hombres a reconocer y abordar sus luchas emocionales. La naturaleza paradójica de esta cuestión es evidente en cómo el acto mismo de buscar ayuda –un paso valiente y esencial– a menudo choca con las normas sociales.

La contradicción es cruda. Si bien la vulnerabilidad y la búsqueda de ayuda son cruciales para la curación emocional, a menudo se perciben como algo contrario a los ideales masculinos tradicionales. Los hombres pueden verse atrapados entre el deseo de abordar sus luchas emocionales y el miedo a parecer débiles ante los ojos de los demás.

Estigma en entornos dominados por hombres

Los entornos dominados por los hombres están en todas partes. Y desafortunadamente, la mayoría de las veces es donde los rasgos de personalidad competitivos y machistas prosperan y son recompensados.

Ya sea en el lugar de trabajo, la política, los deportes, el sector aeroespacial o casi cualquier lugar, los rasgos de personalidad que van en contra de los estereotipos tradicionales de los hombres no son recompensados.

Algunos de estos rasgos incluyen:

  •  Vulnerabilidad
  • Empatía
  • Franqueza
  • Inteligencia emocional
  • Compasión
  • Sensibilidad
  • expresividad
  • Respeto por la Diversidad
  • Cuidados personales

En estos entornos, donde prosperan las culturas competitivas y machistas, el acto de reconocer las vulnerabilidades emocionales puede malinterpretarse como un signo de debilidad.

Estigma impulsado por la desigualdad

El impacto del estigma se intensifica para las personas con múltiples identidades estigmatizadas. Los hombres indígenas, las minorías raciales y las personas LGBTQIA2S+ a menudo se enfrentan a un estigma agravado.

Cualquier persona con múltiples identidades estigmatizadas enfrenta el desafío no solo de superar el estigma asociado a la salud mental, sino también de enfrentar los prejuicios asociados con sus identidades raciales, étnicas o sexuales. 

Este estigma agravado los margina aún más, lo que genera sentimientos de aislamiento y de no pertenencia.

Entonces, ¿cómo pueden los hombres romper el estigma? Estrategias desestigmatizantes:

A pesar de los desafíos que impone el estigma, los hombres han desarrollado una variedad de estrategias para desafiar y afrontar sus efectos. 

Educación y sensibilización

Al aumentar la alfabetización en salud mental y normalizar las conversaciones sobre el bienestar emocional, estos esfuerzos ayudan a cambiar las percepciones sociales. Porque buscar ayuda o ser vulnerable es de valiente y la sociedad debería fomentar este tipo de rasgos.

Modelado de roles

Cuando personas de alto perfil comparten abiertamente sus problemas de salud mental, se proporciona un rayo de esperanza y se reduce la vergüenza asociada con la búsqueda de ayuda. Al dar modelos a seguir, los hombres pueden desmantelar los muros del estigma y allanar el camino para una sociedad más tolerante y compasiva.

Haz lo que disfrutas

Haz FaceTime con tu amigo, habla por teléfono y reúnete para tomar un café durante el almuerzo. Los clubes de lectura, las catas de vino y las citas para almorzar son muy populares entre las mujeres porque ayudan. Fomentan la conexión y crean un sentido de comunidad. No estamos hechos para enfrentar solos los desafíos y obstáculos de la vida, así que llame a un amigo.

Conciencia de sus patrones de pensamiento

En algunas situaciones, detectar y cambiar un pensamiento negativo puede ayudarle a cambiar su perspectiva y ofrecerle tranquilidad. Identificar patrones de pensamiento es una parte crucial de la atención plena.

Cuida tu cuerpo y tu mente

Salga, manténgase activo, absorba la luz del sol y respire aire fresco. Las caminatas cortas diarias pueden mejorar drásticamente tu estado mental, pruébalo.

Consulte una publicación nuestra reciente, La guía general para lograr una salud integral .

Liberarse: redefinir la masculinidad y aceptar la vulnerabilidad

En medio de un mundo en evolución moldeado por el progreso tecnológico, persisten definiciones arcaicas de masculinidad, aferrándose a rígidos estereotipos que limitan la expresión emocional y el bienestar de los hombres. 

La pregunta de “qué es un hombre” sigue siendo compleja, ya que la respuesta debería ir más allá de los moldes tradicionales y abarcar todo el espectro de las emociones y experiencias humanas.

Es hora de romper con el estigma y redefinir la masculinidad de manera que abarque la vulnerabilidad, la empatía y la autenticidad emocional. La marca de vergüenza asociada con que los hombres expresen sus verdaderas emociones es una mancha en el progreso mismo. En una era en la que luchamos por la inclusión, la igualdad y el bienestar integral, debemos reconocer que aceptar la propia vulnerabilidad es un acto de fortaleza, no de debilidad.

LEER  Ciencia moderna del sueño: lo que sabemos y cómo optimizar su sueño

Deja una respuesta